Estamos claramente en la época de la digitalización, una nueva era donde lo digital transforma, cambia, acelera o simplemente actualiza no sólo la estrategia de las empresas sino los hábitos de consumo y la forma en qué nos relacionamos. Pero como en todas las revoluciones existen unos efectos “colaterales” a tener en cuenta y sin los cuales esta revolución no sucederá o, como mínimo, no contribuirá al necesario desarrollo de la especie humana. 

Defino los “efectos colaterales” como la sostenibilidad de la digitalización, es decir, “que se pueda sostener”, “que sea compatible con los recursos disponibles de una región”. Por lo tanto la sostenibilidad de la digitalización la podemos definir teniendo en cuenta si para que esta digitalización sea sostenible en el tiempo contamos o tenemos claros cuales son los recursos disponibles o qué necesitamos. Por ejemplo, la digitalización nos lleva a incrementar la compra de productos a distancia pero la pregunta es si disponemos de los recursos urbanos suficientes para que se pueda sostener (nuestras calles y avenidas soportan el incremento de vehículos para el transporte de estos productos, la contaminación ambiental soportará el aumento de uso de carburantes para estos vehículos, el modelo de mercado laboral soportará la reducción de costes en la entrega de productos para poder mantener los precios…).

Y creo que este es un tema crucial para poder valorar en toda su amplitud la sostenibilidad de la digitalización. Por este motivo, impulsado por un humilde espíritu de contribuir al debate, me propongo escribir diversos artículos vinculados a esta sostenibilidad. En concreto (y sin ser una lista exhaustiva):

  1. Sostenibilidad Urbana: la digitalización implica la compra venta de productos a distancia (ecommerce) y esto conlleva retos par ala movilidad, la contaminación; retos para las ciudades.
  2. Medioambiental: la producción de dispositivos y el marketing para cambiarlos aunque no hayan quedado obsoletos plantea retos alrededor de las materias primeras para su producción y en cuanto al desarrollo de las fábricas.
  3. Social y Urbana: donde se ubica el talento y en qué condiciones. Por ejemplo NY rechaza la instalación de la segunda sede de Amazon en EEUU dado que no acepta las condiciones relacionadas con los beneficios fiscales que solicita el gigante digital.
  4. Laboral:Amazon demanda trabajadores no sindicados o Glovo crece a partir de autónomos.
  5. Ejes comerciales: la digitalización provoca la desertización de los ejes comerciales, la homogeneización de los puntos de venta.
  6. Formación laboral: se buscan perfiles especializados de manera que se forman en capacidades digitales los perfiles de top management de las organizaciones y no así los perfiles más bajos.
  7. Modelos económicos: que plantean de forma necesaria la sostenibilidad de las empresas locales, tradicionales.
  8. Política económica: nos obliga a plantear la sostenibilidad de las estructuras estatales y de sus economías frente a grandes empresas globales que eligen donde hacer frente a sus obligaciones fiscales.
  9. Ética: como gestionamos los datos (su acceso, gestión y manipulación) a nivel global

No se trata de una crítica al modelo digital, y menos viniendo de alguien como yo que dedica toda su energía profesional (y parte de la personal) a aportar valor a través de este modelo; sino más bien una aproximación reflexiva hacia su sostenibilidad.