Hoy hace 5 años, un de junio de 2009 llegaba por primera vez a las oficinas de RocaSalvatella. Habían sido unos meses desde que conocí a Josep Salvatella y a Genís Roca y empezamos a hablar hasta que finalmente me incorporaba al equipo, dejaba atrás casi 10 años en e-“laCaixa”, y me sumaba a lo que entonces era una pequeña empresa, a una aventura forjada a partir de mucha ilusión, mucho talento y una gran ambición en ayudar a las empresas en el proceso de transformación que lo digital empezaba, con fuerza, a provocar.

Llevo unos días revisando mentalmente estos años, revisando lo que ha significado este período. Y lo hago no con una visión romántica o melancólica del pasado sino con la voluntad de entender como me puede ayudar mirando hacia delante, hacia el futuro.

Muchas cosas han cambiando durante estos 5 años, algunas se pueden resumir en cifras:

–  de las 6 personas que conformaban el quipo cuando llegué a las más de 40 que a día de hoy integran el Grupo RocaSalvatella

–   de 1 despacho en Sant Cugat de poco más de 80 metros cuadrados a un nuevo despacho con más de 400 metros en Sant Cugat así como 1 oficina en Madrid y 1 en Bogotà

–   de unos pocos clientes a más de 150 clientes que han confiado en nosotros

… y muchas que no pueden resumirse en cifras pero que sin duda han sido tan o más importantes…

1. Equipo

5 años que han servido para trabajar con muchos y grandes profesionales y encontrar el significado de la palabra “equipo”; 5 años para aprender día a día que los proyectos cuanto más colectivos son, cuanto más talento suman, cuanto más espacio dejan a la creatividad y la aportación de valor de todos los que lo forman mejores resultados y mayores satisfacciones ofrecen.  He aprendido durante estos 5 años que EQUIPO es la palabra, el significado a partir del cual se construyen los proyectos.

2. Aprendizaje

Han sido 5 años de aprendizaje continuo, 5 años en los que cada día, cada nuevo proyecto, cada nuevo colaborador, cada n

uevo revés, cada nueva celebración me han enseñado a ser mejor profesional.  A veces tendemos a pensar que lo sabemos, que ese camino ya lo hemos recorrido, que nuestra misión es aportar y luego descubres lo equivocado que estás, lo necesario que es aprender, tratar de obtener de todo lo que te envuelve.

3. Humildad

Sin duda estos 5 años no han sido nada más que el principio, el inicio de lo que estoy convencido es el proyecto profesional de mi vida. Y durante este tiempo he aprendido que sólo a partir de ser humilde, de entender que todos somos importantes cuando entendemos que somos parte de un equipo, que sólo sumando seremos capaces de seguir adelante.  He aprendido que ir sólo no te lleva a ningún sitio, que nada te hace mejor que los otros sin esfuerzo, dedicación y pasión.

4. Confort

He descubierto al principal enemigo, la zona de confort. Se trata de un espacio en el que caes de forma rápida, casi sin darte cuenta y del que luego cuesta mucho salir. Proyectos como RocaSalvatella en un entorno muy competitivo y profundamente marcado por una situación económica de entorno difícil obligan a estar siempre alerta, siempre mirando adelante buscando y trabajando todas las oportunidades que se presentan y todas aquellas que no se presentan y que por lo tanto hay que crearlas.

5. Pasión

La pasión me ha movido día tras día,  me ha ayudado a disfrutar los buenos momentos pero sobretodo me ha ayudado a seguir adelante cuando los momentos no era tan buenos (porque si, momentos malos también los hay). La pasión me ha ayudado tratando de compartirla con mis compañeros de viaje, con el equipo, colaboradores y clientes con los que hemos crecido estos 5 años.

6. Clientes

Este proyecto no tendría sentido si nuestros clientes, sin aquellos con los que hemos crecido estos años tratando, día a día, de ayudarles en el proceso de digitalización, en entender con ellos como lo digital les cambia, les modifica comportamientos, procesos. Y reconozco, con orgullo, que de todos ellos he aprendido, he descubierto el valor de trabajar codo a codo con cada uno de ellos tratando de aportar valor y viendo como ellos me lo aportaban.

7. Flexibildiad

En 5 años muchas cosas han cambiado, día a día hemos ido reenfocando nuestra propuesta de valor, añadiendo y quitando cosa al portafolio que le ofrecemos a nuestros clientes, encontrando nuevos colaboradores y viendo como otros toman nuevos caminos, viendo como algunas nuevas iniciativas fructificaban y como otras quedaban en meros proyectos, gozando de los éxitos y llorando algunos fracasos. Y la conclusión es que todo esto nos hace más flexibles, provoca que en cada paso debemos estar preparados para adaptarnos, para cambiar.

8. Superación

Y claro he aprendido a superar, a superar los éxitos pero sobretodo los fracasos, a superar las desilusiones, a superar la presión, a superar los desencantos, a superar los retos, a superar las decisiones difíciles, a superar las equivocaciones, a superar los errores. En todo caso he aprendido que sólo es posibles avanzar cuando eres consciente que hay que superar, aprender y dejar atrás.

9. Compañeros de viaje

Sin compañeros el viaje no es posible, pero además sin la capacidad de adaptarte a ellos es del todo imposible. Puedes mirar los defectos y el resultado siempre será negativo o puedes tratar de mirar los puntos positivos que tienen y construir a partir de ellos. Sin duda crecer profesionalmente junto a todo el talento que he tenido cerca durante estos cinco años me hace sentir un privilegiado.

10. ¿Final?

He aprendido en estos 5 años que los proyectos no tienen final si la pasión, la voluntad de superación o la ambición forman parte de ellos. He aprendido, empezando por mis socios, que todo es posible si se trabaja persiguiendo los sueños; he aprendido, con todo el equipo, que día a día se construye el futuro; he aprendido, gracias a mi familia, que sólo es posible avanzar si lo haces de la mano con los que quieres y te respetas…

he aprendido que esto sólo es el principio… ¿5 años?… y los que quedan!!!