Ayer celebramos una nueva edición de Cava&Twitts dedicada en esta edición al “Slow Design“. Se trataba de una edición itinerante, es decir, a alguien le gusta el formato y nos invita a desarrollar un Cava&Twitts en el marco de unas jornadas o evento. Y en esta ocasión fue en el marco de la presentación en España del Nissan Cube, un nuevo modelo de la marca nipona de automóviles.

cubeAsí que en un sitio increíble como la  Roca Barcelona Gallery y con 4 invitados de lujo, John Anthony Sahs (diseñador industrial del Nissan Cube), Josep Abril (diseñador de moda) y los hermanos Borja y Lucía Ferrater (del estudio de arquitectura OAB), nos adentramos en un concepto (lo reconozco) tan apasionante como desconocido hasta hace unas semanas para mi como es el Slow Design.

¿Una definción?… según la WikipediaSlow diseño es un concepto relativamente nuevo del pensamiento de diseño, un derivado del movimiento Slow Food.  Sus principios básicos se podrían resumir en:

  • Procesos más largos de diseño con más tiempo para la investigación, la contemplación, el ensayo del impacto del producto sobre la vida real y poder ajustarlos a la tarea para la que ha sido creado.
  • Diseño que tiene en cuenta lo local, lo regional de la cultura como fuente de inspiración y como una consideración importante para el resultado del diseño.
  • Diseño que se centra en ciclos largos y estables, tales como el comportamiento humano y la sostenibilidad.

Y mientras desgranábamos este concepto , que tanto Borja (lo definió como una reacción al “vivir deprisa”) como John (que habló de ellos como un estilo de vida) calificaban de “movimiento” y no de moda, pensaba en como encaja esto con nuestro día a día, con lo que en los últimos meses ha venido a denominarse el Real Time Web, es decir, el querer vivir cada segundo de forma conectada, conociendo y estando enterados de todo los que pasa.

Parece un choque cultural entre el movimiento que busca la lentitud, el disfrutar de cada cosa y de cada momento, y un movimiento que busca la inmediatez, el conocer y estar conectado. ¿Realmente son tan diferentes como ayer parecía? Sinceramente creo que no, creo que en la base de ambos reside un factor común: estar conectado.

El Slow Design habla de disfrutar cada cosa en cada momento en conexión con lo cercano, con lo local; el estar comprometido con un consumo responsable pero sobretodo social. El Real Time Web representa estar conectado con nuestro entorno, disponer de información para tener criterio. En ambos casos creo se trata de procesos que requieren análisis, que requieren huir de la moda para reposar conceptos. Para mi el Real Time Web no es tener 5 dispositivos distintos conectados a 20 redes sociales, sino estar conectado con un entorno al que poder aportar y que me aporte; con la finalidad de tener más conocimiento, de generar más conocimiento, de recuperar la parte social que toda persona lleva dentro.

Quizás se trata de un conjunto de reflexiones “demasiado” profundas, pero si quiero reivindicar el el real Time Web, que Internet, que las redes sociales, no implican vivir deprisa, no implican perderse cosas, sino que implican estar conectado de una forma distinta. Esta en Twitter no implica dejar de disfrutar conversaciones alrededor de una mesa, sino disfrutarlas de una forma distinta, más inmediata y conectada.

En un momento del Cava&Twitts de ayer alguien preguntó a los invitados que pusieran un ejemplo de su día a día de una actividad “Slow”. John explicó como en el almuerzo sale a la terraza de su estudio, ubicado en la montaña, para entrar en contacto con la naturaleza y compartir conversaciones de cosas del día a día con sus compañeros, Josep Abril hablaba del horario, de la flexibilidad en el día a día y Borja y Lucía del contacto con los suyos, de disfrutar la comida en familia. Yo como moderador no podía responder, no es mi papel, pero ganas no me faltaban. Mi momento Slow es el tratar de ser positivo, de transmitir las ganas de avanzar cada día, en lo personal, en lo profesional, en lo social… y para eso, lo reconozco, uso el real time Web, el estar conectado y poder transmitir y recibir.

Se habló del Slow Design como proceso de transformación social (aunque a algunos les pareció más una moda pasajera) y yo cada vez estoy más convencido que ese es un punto común con el real time web, ya que vivir conectado creo, sinceramente, que es un gran elemento de transformación que, canalizado de forma correcta, creo que nos hace mejores personas y contribuye a desarrollar un mejor entorno. Aunque, como siempre, todo es opinable.