Hace días que ronda por mi cabeza escribir sobre este tema y el artículo que acabo de leer en El Pais dando su visión sobre la reunión de ayer de algunos usuarios de Internet con la Ministra Sinde ha sido el toque definitivo.

Hace unos meses en el marco de las jornadas de la Pendedesfera, el presidente de un sindicato de periodistas nos llamó “intrusos” a los blogueros por tratar de “informar” sin estar cualificados para ello. Valiente afirmación en un evento de blogueros y que responde a dos premisas, en primer lugar el miedo a la pérdida de un papel de supremacía en las tareas informativas (por cierto papel autoconcedido por ellos mismos) y en segundo lugar a la incomprensión total del valor que puede aportar un espacio como Internet a la profesión del periodista, profesión que precisa de fuentes fáciles, económicas y rápidas de información.

Esta semana escuchaba con asombro y cierta indignación una tertulia en la que se postula como radio de mayor audiencia en Catalunya, RAC1 (grupo Godó) en la que se soltaban perlas como “los medios serios son los que aportan información versus los freakis de Internet“, dejando patente, nuevamente, el miedo a lo desconocido de algunos (nunca hay que generalizar) periodistas y tertulianos. Por cierto el programa, “El Mon a Rac1“, presentado por Jordi Basté, tiene Twitter y correo electrónico, a los cuales escribí compartiendo con ellos esta opinión y proponiendo un debate al respecto… y todavía espero un misero reply.

Y hoy nos levantamos con la resaca de lo que ayer pasó en el Ministerio de Cultura en la reunión entre unos cuantos internautas  y la Ministra acerca de la ya famosa inclusión de unos artículos en la ley de “economía sostenible” que habilitan a una Comisión de expertos el determinar el cierre de un espacio en la red en caso de vulnerar los derechos de autor y sin necesidad de la intervención de un juez. Y la resaca de esta reunión y su trato en los medios me provoca varias reflexiones:

  1. Algunos medios critican esta reunión o simplemente menosprecian este movimiento (como veí­amos con el artículo de El Pais o la crónica de El Mundo ) y uno no puede dejar de pensar lo curioso que resulta que estos medio hablen tanto de web 2.0 y ahora se descuelguen con estos artículos (será que ellos no están detrás y eso les… inquieta?).
  2. En pocas horas y de forma desorganizada, fragmentada y casi improvisada (características muy comunes de Inetrnet) se elaboró un manifiesto en contra de esta leyque decundamos muchos internautas y que provocó una reunión con una ministra y el desmentimiento por parte de su Presidente de las acciones que se habían propuesto.
  3. La GENTE (algunos en Twitter hoy le llaman el CUARTO PODER) tiene más capacidad de intervención y opinión ahora que antes y eso provoca una sensación de pérdida de control y de perdida de protagonismo en los medios de comunicación que les impulsa a artículos, columnas y tertulias como las ya indicadas (que por cierto esto no va por colores políticos ya que El Mundo también se descuelga con una critica a todo esto).

Y lo traigo a mi terreno, los Social Media, para poner de manifiesto que una vez más asusta la pérdida de control, asusta la pérdida de elaboración en un sólo punto de los mensajes y provoca vértigo que el Ministerio llame a un bloguero en vez de a un representante de los medios.

No es este post un ataque a los periodistas sino una reflexión acerca del valor que cada uno aporta en la red. Ayer no hacía falta ser un periodista para tener acceso a la información acerca de lo que pasaba en el Ministerio de Cultura, pero me hubiera encantado que´algún periodista se preocupara más en recabar toda esta información, analizarla y aportar luz al respecto en su medio, en vez de ver a profesionales preocupados porque no estaban en la reunión o porque tenían miedo a que la GENTE les quite su protagonismo.