identidad digitalEsta tarde participaré como uno de los ponentes en Barcelona el First Tuesday dedicado a “Identidad digital y Branding 2.0″. Pero antes, y para arrancar el día, me he venido a Vigo, para dar una conferencia sobre “Lógicas digitales en la dirección de empresas“, y en el avión pensaba… no están para nada lejos estas dos charlas de hoy.Por muchas cosas que digamos o hagamos, siempre es necesario tratar de dar pocos y claros mensajes (en publicidad se dice que de cada 2000 mensajes que recibimos al día, sólo recordamos 4). Así que aquí os dejo 4 ideas...

  1. FOCO: la gestión de la identidad y el desarrollo de la presencia en la red debe responder a un objetivo. LA conversación está bien… pero no es el objetivo sino el camino, camino hacía ser una empresa rentable, vender más productos, generar notoriedad, disponer de un posicionamiento. Tu decides el foco, pero no te confundas, este no es la conversación.
  2. Procesos sencillos: para la gestión de la identidad digital, tanto personal como empresarial, podemos hacer muchas cosas aunque creo que el secreto es realizar cosas fáciles. Lo podrí­amos resumir en tres tareas, “escuchar” – “actuar” – “medir“. Y es un proceso cíclico que cada vez que pasa debe mejorar como si de un proceso de tunning se tratara, donde lo relevante no es tanto el producto final, sino la voluntad de superación y mejora.
  3. Cultura Corporativa: para poder conseguir desarrollar una actividad digital es necesario que la cultura interna de la empresa respire esta sensibilidad. Si las personas (porque se trata de personas y no de maquinas) que forman parte de una empresa no se sienten cómodos en el entorno digital, no le podremos pedir a la empresa que trabaje su identidad digital en la red. Por lo tanto, lo primero, cuidar y hacer crecer a tu equipo en esta sensibilidad.
  4. Combatir la ansiedad: no se puede enfocar la gestión de la identidad digital desde la ansiedad. Es cierto que la identidad de una persona o de una marca la forma lo que dice o hace esta persona o marca y lo que los otros dicen o hacen; pero eso no debe implicar que de golpe dejemos de hacer todo lo que estábamos haciendo y nos centremos de golpe en el desarrollo de toda la actividad en la red. NO pueden las empresas y las personas acercarse a la red con la ansiedad de tener que estar y actuar porque los otros lo hacen; merece reflexión, análisis y finalmente actuación.