Este artículo fue publicado el pasado 12 de agosto de 2009 en el marco de mi colaboración quinzenal con el periódico digital en catalán, Crònica.cat

Una de las cosas más interesantes y sorprendentes de Internet y del uso social que se hace en los últimos tiempos es el descubrimiento de nuevas herramientas, de nuevos modelos de relación y de negocio que hasta ahora no habríamos imaginado. Precisamente el carácter interactivo y la voluntad de compartir a través de estas herramientas hacen que sea viable plantear nuevos modelos de negocio colaborativos donde no necesariamente todo el mundo tiene que ganar dinero, sino que hay otros valores emergentes como el reconocimiento, la satisfacción de ayudar o la solidaridad.
Un buen ejemplo de ello se justbought.it. Se trata de una página de Internet basada en la colaboración de los usuarios que entran. Se trata de una página de Social-shopping (compras sociales) a través de la cual un usuario va a una tienda y si encuentra un producto interesante lo que hace es hacer una foto  través de herramientas como Twitter la sube a esta página indicando el producto, el motivo por el que es interesante (por ejemplo el precio) y el lugar donde lo ha comprado. Con esta información el resto de personas que están dadas de altas en este espacio de compras reciben esta información en tiempo real y pueden ir a comprar este producto.

Hay diferentes factores que explican el éxito de este modelo:

  • Simplicidad: se trata de un modelo muy simple basado en el uso de herramientas que no requieren ni registros complejas ni conocimientos técnicos.
  • Comunidad: se crea una verdadera comunidad alrededor de este espacio ya que los usuarios colaboran porque reciben un valor a través de recomendaciones interesantes de otros usuarios.
  • Prescripción: no se trata de publicidad sino de recomendaciones de gente como nosotros, gente de la que tenemos más credibilidad que un anuncio en la televisión o en prensa.

Se plantea por tanto un nuevo modelo de relación donde se ponen de manifiesto los nuevos valores que Internet y su uso social potencian, es decir, colaboración, beneficio compartido, transparencia y solidaridad.