disruptiveEl Sr. Murdoch ha decidio hacer público lo que muchos medios de comunicación piensan: los contenidos no pueden ser gratuitos. Y por este motivo se está planteando cobrar por los contenidos que ofrece a través de Internet. Dicen de este magnate de la comunicación que consigue todo lo que se propone y, por lo tanto, le dan mucho crédito a sus intenciones en esta nueva aventura que por lo visto quiere arrancar durante el mes de octubre.

Y claro ahora se abre el debate, que más allá de los planes del Sr. Murdoch, creo que se plantea en un ámbito equivocado: el poder. ¿porque los medios tradicionales debe seguir rigiendo la forma en la que obtenemos la información? ¿porque no puede pasar que los contenidos en la red sean gratuitos y los negocios se hagan desde otra perspectiva? Estamos ante épocas de cambio en las que creo sinceramente que hay que buscar una visión distinta, una forma de plantear soluciones pero partiendo de puntos de vista ajenos a la realidad. Algunos llaman a esto “estrategias disruptivas“, como muestra de hacer las cosas de forma distinta.

Se me ocurren muchas reflexiones alrededor de este planteamiento de Murdoch… aunque creo que las dejaré en 10:

  1. Valor percibido: entre toda la industria han creado un producto gratuito, los contenidos en la red. Durante años han permitido que pagaramos por comprar un periódico en un quiosco y que consumiésemos de forma gratuita la noticia en la red. El valor percibido por parte de los usuarios de los contenidos en la red es muy bajo, no lo traducimos en un coste.
  2. Diferenciación: así como compramos el periódico en papel con el que tenemos más afinidad, no sucede lo mismo en la versión digital. Y se demuestra por el hecho que cuando algunos (como el País) hicieron el intento de cobrar contenidos, sus usuarios se fueron a otroso medios y tuvieron que cancelar el intento.
  3. Objetivo equivocado: lo que tiene valor no es la noticia, sino el contenido elaborado. Y aquí si lo tiene claro Murdoch que ha visto como si funciona la suscripción en The Wall Street Journal, un medio con contenido elaborado y de alta calidad. Querer cobrar por la misma noticia que ofrecen todos tiene pocas posibilidades de éxito.
  4. El valor de Internet: la bidireccionaldiad, la interactividad o la inmediatez son elementos que el papel no tiene. Y se trata de recursos no explotados desde una perspectiva monetaria. ¿Porque no cobrar por alertas de noticias, herramientas multimedia de seguimientos de eventos, la posibilidad de alizar preguntas a expertos en temas como economía, cultura o política?
  5. Valor añadido: los periódicos digitales siguen sin encontrar un valor añadido de forma que otros soportes sin finalidad informativa les ganan el mercado. Por ejemplo a través de Twitter Search se han seguido eventos como las revueltas en Iran, atentados terroristas, partidos de fútbol o debates electorales. Pero cuando hay 500 twitts hablando de un tema, sinceramente uno se pierde. Podrían explotar esta vía, el procesar y ofrecer información elaborada, como forma de generar valor.
  6. Microaudiencias: estamos ante mercados fragmentados, antes espacios donde los segmentos de clientes son mucho más pequeños. Esto ya no va de vender 1,5 millones de ejemplares de un periódico, sino de ofrecer contenidos a unos miles o cientos. Se plantea la necesidad de reinventar el acercamiento a los clientes a través de entornos personalizados.
  7. Freemium: espacios como flickr o youtube son de acceso y uso gratuito, pero alguien tiene que pagar la “fiesta”. Y se hace a través ofrecer contenidos y servicios premium (por ejemplo en Flickr los premium pueden crear más de tres albumes de fotos o tener estadísticas). Se mezcla el “free” del 99% de usuarios y el “Premium” del 1%. Con esto se puede mantener un servicio.
  8. Back office: no conozco las interioridades de los medios de comunicación, pero está claro que las estructuras deben adaptarse a los tiempos. Y no hablo de reducciones de costes, hablo de eficiencia, de gastar lo necesario para tener un buen producto, pero con una visión de eficiencia. Si Internet tiene algo es que convierte en eficientes a los negocios dada su transparencia, sino desaparecen.
  9. Clientes: somos nosotros los que consumimos estos contenidos y por lo tanto los que tenemos la respuesta a como poder enfocar el negocio. El concepto de co-creación implica introducir a los usuarios en los procesos productivos para conseguir productos afines a nuestras necesidades. Quizás involucrando a los clientes en estos procesos puede hacer que seamos mas conscientes de la situación y que el producto final sea más interesante para nosotros y, quizás, facturable por parte de los medios.
  10. Disrupción: los negocios no cambian de forma importante hasta que no hay un elemento que provoca, en la mayoría de casos por la reducción de los ingresos, una necesidad de cambio (basada en la superviverncia). Pero a través de la implantación de Internet y las nuevas formas de comunicación ya no son las industrias las que generan estos cambios sino que empiezan a ser los usos de los usuarios los que provocan estos cambios radicales (y sino sólo hace falta mirar la industria de la música). Evolucionar en el negocio de los contenidos digitales exige una mirada distinta, usar elementos de base distintos. Con las herramientas y las estrategias de siempre… creo que está condenado a la desaparición.