obama-yes-we-canParece claro que muchos gobiernos se quieren apuntar a la “moda Obama“. Se tiene la creencia que el uso de herramientas relacionadas con Internet y las redes sociales provocarán un acercamiento instantáneo de los mensajes de la clase política a los ciudadano y, por lo tanto, la posibilidad de obtener réditos políticos. Se olvida que la experiencia Obama nada tiene que ver con el uso de las herramientas, sino que estas fueron un mero brazo ejecutor de una estrategia muy bien trazada; estrategia basada en definir un mensaje muy claro y cercano y acercarlo a los ciudadanos, a los votantes a través de establecer lazos emocionales con ellos (lo americanos llaman a esto “engagement“). El “Yes we can” no es Internet, el “Yes We can” es una filosofía, una manera de afrontar los problemas y de buscar oportunidades.

Aprovechando el momento histórico que vive Internet se usó este espacio para buscar, encontrar y establecer relaciones con personas que pudieran conectar con este mensaje.

Sin entender, en muchas ocasiones, esta situación algunos gobiernos, como el de España, se lanzan en la puesta en marca de herramientas en la red, como por ejemplo la cuenta en Twitter de La Moncloa, en las que queda claro que no hay ni un mensaje claro a transmitir, ni una estrategia integrada con otras herramientas (como blogs, espacios en redes sociales…). Es de aplaudir que el gobierno entienda la necesidad de estar presente en la conversación en la red, pero es una lastima que se hagan experimentos vací­os de contenido como esta cuenta en Twitter.

En @desdelamoncloa se habla de las actividades del presidente y de la agenda de los ministros… sinceramente me parece que Twitter en particular y la red en general da para mucho más.

Por cierto, sobre este se publica un artí­culo en Cinco Días (“Twitter, lo último para dialogar con el ciudadano“) en el que participo junto a Alejandro Suarez.