Este artículo fue publicado el pasado 15 de abril de 2009 en el marco de mi colaboración quinzenal con el periódico diigital en catalán, Crònica.cat

El pasado 10 de marzo del año 2000 el NASDAQ, índice tecnológico de la bolsa de New York, tocaba su máximo histórico. Era el momento en el que la “burbuja de Internet” era más grande. Semanas más tarde esta explotaba y muchos daban por liquidada la corta vida de Internet. Curiosamente, mientras los periódicos, revistas, televisiones y foros de opinión se llenaban de artículos y crónicas explicando este final, la gente, los usuarios, seguían entrando y conectándose a Internet. Las cifras de uso crecían exponencialmente y la gente le encontraba usos a Internet para su día a día. Fracasaba el “modelo de negocio” pero triunfaba el uso social del mismo.

Francis Pisani, en su libro “La Alquimia de las multitudes” (ediciones Paidos, 2008) retrata este camino como el paso de la “revolución burguesa” que fracasó, a la “revolución del pueblo” que está triunfando.

Palabras como web 2.0, Social Media, redes Sociales o Internet son asociadas, en demasiadas ocasiones, a tecnología, cuando en el fondo de lo hablan es de gente, de la presencia y uso, cada vez más masiva, por parte de todos, de este medio. Se trata de espacios donde, como seres sociales que somos, accedemos para compartir, conversar, recomendar, opinar, informarnos… en fin, un espacio donde nos socializamos.

Es cierto que en algunos sectores miran con cierta desconfianza este medio, ya sea porque no ven el retorno económico, ya sea porque lo ven como el espacio donde la marca o empresa pierde el control de lo que se dice de ella, ya sea porque creen que es una fuente de noticias y rumores sin contrastar o simplemente porque no lo conocen, y todo lo desconocido genera desconfianza y miedo. Pero también es cierto que la gente, las personas, han tomado posesión de este entorno y, en muchos casos lo han integrado como parte de sus rutinas.

Empieza con este artículo mi colaboración con Digital.cat, un medio digital en el que me gustaría aportar mi visión social de la red, el uso que personas como tu y como yo hacemos, como expresión de nuestro día a día. Realizando una revisión, crítica, de los modelos y de los usos sociales de la red como parte integrante de nuestra sociedad… que todavía tenemos que decidir si es o no 2.0.


Aprendemos compartiendo en interactividad.org
Si te ha gustado este artículo, te puedes suscribir al feed RSS