El pasado sado 29 de marzo asistí a al Catosfera, invitado a charlar sobre eventos 2.0 y, en concreto, de Cava&Twitts. Empecé hablando de monos, y más en concreto de su Neocrotex cerebral. Se trata de la capa más externa del cerebro (de la medida de una servilleta) y que proporciona los recuerdos, conocimientos y habilidades acumuladas gracias a las más de 30.000 millones de neuronas que existen en ese punto.

El antropólogo Robin Dnbarestudió a los primates para determinar, analizando su comportamiento, cual era la capacidad relacional que tenían, y llegó a determinar que el tamaño de este neocortex determinaba el número máximo de relaciones que podían establecer. Haciendo un estudio comparativo llegó a establecer que la capacidad humana para establecer relaciones sociales estables se sitúa en 150 personas.

Claro está que estas 150 relaciones no están todas en el mismo nivel. David Armano, consultor especializado en temas de Social Media, habla de tres círculos de relaciones:

  • Circulo interior: formado por amigos por amigos y familiares más cercanos
  • Círculo exterior: formado por contactos
  • Circulo alejado: formado por contenidos y contactos con los que existe una relación más esporádica, quizás sólo de una vez (una conferencia, una sesión de networking…)

Llegados a este punto podemos decir que la naturaleza humana no cambia, pero si su comportamiento. Es decir, el neocortex de los seres humanos no se hará más grande, pero quizás si pueda aumentar la capacidad de establecer el número de relaciones.

Toma cuerpo un concepto interesante que traemos de Estados Unidos, la “Amient Intimacy”, que podemos traducir por “familiaridad ambiental”. Se trata de un concepto desarrollado por Leisa Reichlet:

“Ser capaces de mantenernos en contacto de forma regular y familiar con otras personas que de manera habitual no sería posible dado que el tiempo y el espacio son limitados y nos lo imposibilitan”

Y las tecnologías aparecen aquí como la forma de poner en marcha y posibilitar estos cambios de comportamiento humanos. A través de herramientas como twitter o facebook, por ejemplo, podemos conocer los estados de ánimo de la gente, conocer sus comportamientos, lo que hacen, lo que dicen, lo que leen, lo que compran, lo que recomiendan.

Porque la tendencia que hay detrás de la web 2.0 es la sociabilización, es la vuelta a la conexión después de un largo período de individualismo.

Pero pensar que todo esto se puede conseguir y forjar de forma on-ine es perderse una parte de la historia. Por este motivo nació Cava&Twitts, un encuentro mensual que pretende:

  • Unir los diferentes círculos de relaciones
  • Usar el debate y la reflexión que nos afectan como sociedad 2.0 y que nos permita aumentar nuestro espacio relacional más allá de los “150 de Dunbar”
  • Trascender las redes on-line y generar redes off-ine

Angel Custodio, Antonio Guerrero, Xavi Guell y Yo mismo decidimos hace 6 meses iniciar esta aventura de “emprendedores sociales” con ganas de poner nuestro granito de arena en la dinamización de la sociedad 2.0, de la sociedad colaborativa y en red en la que estamos inmersos.

Y la conclusión es que las redes sociales on-line nos ayudan a genera, aumentar y mantener nuestras relaciones sociales, seguramente más allá de los número (150) anteriores… aunque queda claro que es necesario completarlas con las redes off-line.


Aprendemos compartiendo en interactividad.org
Si te ha gustado este artículo, te puedes suscribir al feed RSS