El equipo de Cava&Twitts fuimos invitados el pasado domingo a la radio por parte de Genis Roca a participar en su sección mensual en RAC1, en el programa “Vía LLiure” de Marta Cailà, que bajo el título “El otro PIB: la Cataluña oculta” pretende explicar, una vez al mes, que hay una red de empresas e iniciativas desconocidas para la mayoría de los ciudadanos. Empresas de nueva generación, basadas en profesionales y emprendedores que responden a nuevas logias con habilidades de trabajo en red. Es decir, más allá de las grandes empresas hay muchas iniciativas que deberían ayudar a desarrollar el PIB de este país.

Xavi Guell y yo estuvimos 20 minutos en directo, y pudimos presentar que es Cava&Twitts, como lo organizamos y cual era nuestra visión sobre las redes sociales y su desarrollo.

Pero más allá de lo comentado (que podéis escuchar a través del podcast del programa) había preparado unos textos sobre si realmente todo lo relativo a la economía 2.0 y las redes sociales van a contribuir a mejorar el PIB del país. Por cierto mi respuesta directamente es SI.

Para empezar no podía partir de otro punto que no fuera la crisis y en estos tiempos la pregunta es si hay más o menos gente inquieta. Sinceramente creo que hay mucha gente inquieta, con ganas, consciente que se está produciendo un cambio en la manera de relacionarnos, en la manera de interactuar. Lo decía Víctor Gil en el último Cava&Twitts dedicado al Coolhunting cuando nos decía que, según él, “la tendencia que hay detrás de los cambios que provoca la web 2.0 es la sociabilización, después de un largo período de individualismo”.

Lo que sí es cierto es que haber tocado temas tan diversos como los medios de comunicación, el turismo o la política nos ha permitido comparar y ver que hay sectores en los que hay una vocación y en otros una necesidad para reinventarse. Todos están cambiando, aunque a velocidades y voluntades distintas. Por ejemplo en el turismo las empresas empiezan a entender la relevancia de contar con el consumidor; más allá de la descripción en un folleto de un destino ahora son los clientes que ya han estado los que opinan, votan, ponen sus fotos. En otros sectores como la Comunicación, creo, la velocidad es otra y la voluntad también. Es como si los grandes medios vieran peligrar su monopolio informativo.

Las reglas están cambiando, se produce un cambio fundamental y es que la gente está en red y la usa para relacionarse. En el caso de los políticos, lo vimos muy claramente cuando nos contaban como a través de éstas se relacionaban en primera persona con sus electores; aunque la cuestión innegable es que es imposible que un solo hombre, un político se pueda relacionar con 250.000 votantes. Cobra peso y sentido el valor del equipo.

Para las pequeñas y medianas empresas se presenta una oportunidad única para conocer, saber, preguntar y escuchar. En primer lugar porque los clientes están allí. Como recuerda Francis Pisani en su último libro, ‘la alquimia de las multitudes’, después de estallar la burbuja de Internet en el 2001 los usuarios la hemos seguido utilizando y ahora estamos en la red, “se produce la revolución del pueblo después del fracaso de la revolución burguesa”. En segundo lugar porque estas empresas no tienen el miedo a la opinión del cliente, como las grandes, u no existe una barrera de costes ni tecnológica para el uso y la entrada en los Social Media.

Existen elementos que creo justifican hablar de cambios estructurales que permiten pensar en una contribución al PIB de este sector:

  • Aparecen nuevos profesionales y, por lo tanto, sectores de actividad, como los Social Media Managers, los Comunity managers, los infomediarios.
  • Se generan nuevos negocios (y no solo nuevas tecnologías) como las plataformas de recomendación o el seguimiento y gestión de la reputación corporativa.
  • Cambian las estructuras de las empresas y las formas de relacionarse a través de redes distribuidas, donde las tecnologías permiten trabajar de manera conjunta y compartir conocimiento con diferentes personas.

Aunque seguramente uno de los elementos más relevantes para mi, después de 5 ediciones de Cava&Twitts es que hemos superado la tecnología. Las tecnologías son, simplemente esto, tecnologías, y lo que en el fondo ha cambiado son las actitudes, la forma de afrontar las situaciones y los cambios. Pero es necesario trabajarlo, educarlo, conseguir salir de los blogs, de los nanoblogs y de las redes on-line para conseguir que las personas y las empresas le pierdan el miedo y el respeto, entiendan el valor de estas en red… porque para ellos, para todos, es el futuro.


Aprendemos compartiendo en interactividad.org
 Si te ha gustado este artículo, te puedes suscribir al feed RSS