‘The Economics of Free’, es el título del futuro libro de Chris Anderson (editor de la revista Wired y autor del libro ‘The Long Tail’). La pasada semana estuvo en Barcelona, en el marco del European e-Commerce, organizado por la AECEM , dando una conferencia que, con el mismo titulo, pretendía explicar las bases de la nueva “Economía de la Gratuidad”.

Para no engañar a nadie diré que me parece un personaje con cosas muy interesantes que contar y del que he aprendido unas cuantas cosas leyendo lo que ha publicado, pero si fuera de la organización y le hubiera pagado al Sr. Anderson para venir a Barcelona le pediría que me devolviera el dinero. En primer lugar, porque en la misma página de la organización culegan el acceso a un video con la misma conferencia que dio en Barcelona y, en segundo lugar, porque si tu contratas a alguien para dar una conferencia de 45 minutos, lo mínimo que puede hacer este alguien es ajustarse contenido-tiempo. Lo que pasó es que contó cosas interesantes, muchas otras que no, se quedó sin tiempo y, además, solo pudimos hacer un par o tres de preguntas.

Dicho esto y repescando en varias páginas y blogs las bases de lo que nos venía a contar, Anderson desarrolla un concepto llamado la “Economía de los bits”. Está se contrapone a la “Economía de los Átomos” en la que todo tenía un precio, y se basa en el principio del “Gratis“. Los productos y servicios, en esta nueva economía digital, cada vez son más baratos, hasta convertirse en gratuitos. Es necesario desarrollar modelos mediante los cuales se puedan ofrecer estos productos y servicios a los clientes y que la empresa que los preste o ofrezca tenga los ingresos suficientes para sobrevivir.

En este “Economía de los Átomos” los conceptos de “gratis” están obsoletos. Un par de ejemplos, Empresa A regala muestras de su producto con la finalidad que el cliente los pruebe, le gusten y cuando quiera más acuda al comercio y los compre. Segundo ejemplo, el cliente disfruta de los contenidos y la empresa A le paga a quien nos sirve estos contenidos poniendo publicidad… claramente modelos superados.

Uno de los modelos más interesantes de la nueva “Economía de los Bits” es el Freemium, según el cual, a la mayoría de los usuarios les damos un acceso gratuito a los productos y servicios, y a un pequeño porcentaje de los mismos les cobramos por acceder a un nivel o gamma superior. Con este pequeño porcentaje cubrimos los costes y obtenemos beneficios. Serían ejemplos modelos como Flickr y su cuenta pro.

Me interesó especialmente este modelo porque creo que podría ser uno de los que podría aplicar Twitter para rentabilizar su negocio. El 99% de los usuarios accediendo de forma gratuita a Twitter y un 1% generando ingresos para la empresa a través, por ejemplo, de servicios para empresas (recordar que Yammer, ganadora recientemente del TechCrunch 50 como modelo de plataforma de microblogging para empresas, dispone de servicios de pago).

Antes de dejar inacabada su ponencia, Anderson expuso otros principios de esta economía de la gratuidad basados en dos conceptos sumamente interesantes, la Atención y la Reputación. Cada vez es más difícil generar atención. Sirva como ejemplo la acción del cantante Prince que regaló con un periódico su último disco (free) y con ello generó la atención suficiente como para vender a un precio astronómico las entradas para todos sus conciertos en la gira de presentación del disco. La Atención y la reputación se convierte en tráfico y ese tráfico puede más tarde convertirse en ingresos.

Una de las frases que más me chocó de su presentación fue “wasted is good” (malgastar es bueno)… sinceramente el malgastó parte del tiempo de la conferencia en contar cosas sin mucho interés… ¿será una técnica para que nos compremos el libro “The Economics of Free”, que está a punto de salir?


Aprendemos compartiendo en interactividad.org
Si te ha gustado este artículo, te puedes suscribir al feed RSS