Aviso: post emocional

Un ejecutivo estresado decide tomarse unos días de descanso y acude a una casa de turismo rural perdida en la montaña. Como terapia realiza varias actividades entre las que está el plantar nuevos arboles cerca de la casa. Orgulloso toma la semilla y la pala y después de unos minutos de contacto con la tierra y la naturaleza contempla su maravillosa obra pensando en el futuro de la planta dentro de unos años.

Empieza a llover, cada vez con más fuera y el ejecutivo, contento, admira como aquel torrente de agua inunda su pequeña obra y no puede evitar pensar “que suerte!! mi planta estaba en el sitio adecuado en el momento adecuado”.

De vuelta a la casa comenta lo sucedido con el coordinador de las actividades y este, con semblante serio y sosegado le devuelve a la realidad: “cuando una semilla se planta lo que menos necesita es mucha agua, sin ésta la semilla hará una raizes más fuertes en busca de alimento, deberá sobreponerse a la escasez buscando recursos que la harán más fuertes. Al principio le costará pero será beneficioso para el futuro“.

Si, es una metáfora; una historia para explicar el ánimo de superación y el espíritu de trabajo que en todos los ámbitos de la vida debe existir.

Ayer por la tarde Oriol, un ya recién graduado en el Master de Dirección de Marketing y Comercial de ESADE donde he dado clase, explicaba esta metáfora dentro del discurso de graduación de esta promoción.


Nota: la calidad de mi BlackBerry para fotos no da para más

A todos ellos felicidades y gracias porque cuando ves un equipo humano con ganas y espíritu de trabajo, que sabe tomarse la vida con filosofía y afrontar los retos con serenidad y profesionalidad, te sientes parte de su éxito.


Aprendemos compartiendo en interactividad.org
Si te ha gustado este artículo, te puedes suscribir al feed RSS