Dentro de las muchas clasificaciones de productos que existen, una me parece especialmente relevante para entender como deberíamos gestionar un producto en Internet, es la que los diferencia entre los productos de búsqueda, productos de experiencia y productos de información.

  • Productos de búsqueda: son aquellos que no precisan ser examinados físicamente, para decidir si los adquirimos a no usamos elementos objetivamente comparables (por ejemplo un libro o un DVD, donde nos puede interesar su precio, el plazo de entrega, la opinión de otros. Elemento clave de éxito: construir esntornos donde sea fácil encontarar y comprar productos (no sería el caso del post de ayer con el buscador de casa del Libro)
  • Productos de experiencia: en este caso se trata de objetos experienciales, es decir, tengo que tocarlos, verlos, probarlos para poder tomar una decisión. Ropa, calzado… serian ejemplos de esta categoría. Elemento clave de éxito: tratar de conseguir que en la compra por repetición puedan usar Internet.
  • Productos de información: serán los consumibles on-line, aquellos que compramos y consumidos (o nos descargamos) a través de la red. Elemento clave de éxito: pensar un entorno web para todos los públicos (por ejemplo en la tiende Panda Antivirus en la mayoría de sus productos sólo existe la versión de descarga… y si mi conexión es lenta o quiero el CD en mi casa…?)

Estos días llega la primavera y, en mi caso, significa que empieza mi temporada docente… Serán varios programas distintos desde abril hasta diciembre. Preparando estas clases (con internet no sirve aquello de usar 20 años seguidos el mismo material…) he encontrado un caso que rompe (más bien reconfigura) las dos primeras categorías de la definición: la tienda on-line de Camper.
A priori los zapatos son productos de Experiencia… si queréis el color, el material con el que están hechos serían elementos de búsqueda, pero el “cómo me quedan”, “cómo me los notos” son claramente características experienciales.

En Camper consiguen romper este concepto:

  • Para empezar un entorno web pensado para la acción: diseño sencillo y enfocado a la venta, imagen del entorno coherente con la marca y con los objetivos del site (vender), productos destacados en la home y el acceso al buscador.

  • Iconografía clara: elementos de acción para la compra (hombre, mujer, niños, bestseller) y elementos de ayuda para la compra (buscador, contacto, más información).

  • El buscador está pensado en clave cliente, “se nota que esta gente quiere vender”. Accedes y eliges y eliges las características que quieres de los zapatos de forma fácil (para quien -hombre, mujer o niños-, tipo de zapato –bota, botín, zapato, Merceditas-, con o sin tacón, con o sin cordones, color…).

  • ¿El resultado? Una ficha simple pero con todo lo que necesitas saber… 3 pasos y los zapatos ya vuelan desde las Islas Baleares para tu casa.


Aunque seguramente este caso tenga truco… serán como Apple, Camper no tiene clientes tienen seguidores.