A mis alumnos siempre les torturo con lo mismo: Internet es un camino de dos direcciones. Sin Interactividad dejamos a Internet como un simple canal de información.
Esta interactividad se puede aplicar a muchas facetas empresariales: lanzamiento de un producto, campaña de comunicación, recogida de opinión de clientes, diseño de productos…

Tengo un par de ejemplos que pretenden detallar como las empresas que tienen Internet como eje de comunicación con sus clientes (y no otras como Coca-cola) los usan para el desarrollo de nuevos productos.

Pepsi
Pepsi ha decidido conceder a sus clientes el poder. A través de designourpepsican.com los usuarios pueden acceder y proponer como les gustaría que fuera la nueva lata de Pepsi. Puedes elegir entre la normal o la diet, entre usar sus herramientas de diseño o las tuyas propias y, finalmente, ponerle nombre y describir la inspiración que te ha llevado a su diseño.

Clicando sobre las imágenes podéis verlas ampliadas (estrenamos espacio en flickr)


Starbucks
El segundo ejemplo (via Enrique Burgos) es el de Starbucks. Resulta que la competencia aprieta, que lo de pagar un café a 4 USD cada vez es más complicado… ¿cómo lo hago para que mi “producto/servicio” se acerque a lo que esperan mis clientes? Les cedo el poder para decirme lo que quiere.
A través de mystarbucksidea los clientes pueden realizar recomendaciones, dar ideas, votar y, lo más importante, realizar un seguimiento de cómo se van implantando las ideas.


El cliente ya no es el Rey… ahora es un Dictador.