Podríamos situar los cupones de descuento dentro de la categoría de “promoción de ventas”. Según su definición en Wikipedia es una herramienta o variable de la mezcla de promoción (comunicación comercial), consiste en incentivos de corto plazo, a los consumidores, a los miembros del canal de distribución o a los equipos de ventas, que buscan incrementar la compra o la venta de un producto o servicio.

Dentro de este concepto ubicamos shortcut.com, espacio de AOL construido como punto de encuentro entre vendedores y compradores para distribuir vales descuento.

El cliente final se da alta en el sistema (gratis total) y inscribe la tarjeta de fidelización que tenga de un comercio y pueda descargarse los vales en esta tarjeta. Luego acude a la tienda y cuando pasa la tarjeta se aplican los descuentos. Hasta te puedes hacer la “lista de la compra” con los descuentos.
Los vendedores puedan dar de alta sus programas de fidelización (gratis total) en este espacio y publicitar los vales de descuentos.

¿Por qué puede funcionar en Estados Unidos? Según el “customer focus 2008: retail” (de Vertis Communications publicado en MarketingCharts el 47% de los americanos afirman que los folletos con cupones son el mejor instrumento para captar su atención en la decisión de compra de estos productos.

De todas formas me pregunto, ¿Por qué tienes que “descargar” los cupones en la tarjeta de fidelización y acudir a la tienda si a un click lo puedes comprar por Internet?

Seguramente poder comprar directamente en Internet será el siguiente paso, pero por el momento me parece que olvidan conceptos claves como: one-click, Interactividad o cliente.