Uno de los frenos más habituales en los procesos de compra a través de Internet es la “experiencia de compra“, es decir, la imposibilidad de poder tocar, sentir o ver “como me queda” aquella prenda o objeto que nos queremos comprar.

Para comprar un libro o una canción no será necesario tocar o probar, pero para aquellos que venden ropa o zapatos, por ejemplo, tienen como reto hacer “real” el proceso de compra “virtual”.

Hasta ahora conocía experiencias como H&M con su probador virtual en el que puedes diseñar tu modelo y probar las prendas de la marca.
Acercamos el probador real al probador virtual:

¿pasos?

1. Seleccionas hombre o mujer

2. Revisas todas las características físicas del modelo (color pelo, tamaño barriga, altura, peso…)

3. Cuando el modelo se parece a ti ya puedes empezar a probar ropa.

Pero ahora he descubierto que hasta se puede vender ropa interior femenina. Knicker Picker es una tienda on-line que permite visitar el mundo de la lencería femenina y acabar comprando algo.

¿pasos?

1. Seleccionas la modelo (me identifico con un perfil, es más fácil elegir)

2. Seleccionas el producto

3. Miras como queda

4. Compras

La duda es, ¿visitan más esta página hombres o mujeres?